jueves, 28 de junio de 2012

Red Sonja (Sonya la roja)

Tengo serias dudas de por qué la novela se titula RED SONJA cuando Sonja aparece casi a modo de anécdota. El concepto es muy interesante y por eso ha calado tanto sobre todo en el mundo del cómic. He de reconocer que es la típica novela que si la lees de adolescente enerva tu imaginación y te hace disfrutar como un loco, pero vista en perspectiva y con algo más de conocimiento, es un despropósito, aunque engancha, por eso es una novela de culto. La novela se basa en describir batallas y masacres de la manera más escabrosa y exagerada posible del tipo : " sangre, sangre, vísceras, dolor, desesperación, sangre, muerte, ataque, explosión, masacre, miembros amputados...." podría seguir así hasta rellenar las 113 páginas que tiene mi edición. Sonja aparece por primera vez en la página 50, y lo hace fugazmente: dispara un cañón y aniquila a los cañoneros enemigos. Todas sus apariciones son fugaces y aunque parece que detrás del personaje hay una historia prometedora, no llega a explicarse nunca y cuando la trama empieza a ponerse interesante, se acaba,  dejando al lector con ganas de más. Ignoro si el personaje aparece en más novelas del autor aunque de no hacerlo sería una lástima debido a su potencial.  

martes, 26 de junio de 2012

Don Gil de las calzas verdes


Divertida comedia de enredo aunque mejor habría que llamarla "de mucho enredo" y aún así sería quedarse corto porque Juana, la protagonista, miente más que habla y está dispuesta a inventar cualquier cosa con tal de impedir que don Martín, se salga con la suya y consiga llevar a término su matrimonio con doña Inés. Matrimonio muy ventajoso puesto que la dama es rica, y el galán no ha dudado en abandonar a Juana dejando mancillada su honra. Para evitar que ella lo persiga se hace pasar por don Gil de Albornoz y parte a Madrid a cortejar a doña Inés, pero Juana se entera, se viste con unas calzas verdes simulando ser un hombre y se hace pasar también por don Gil, adelantándose a todos los movimientos de su antiguo amante. Luego para evitar que sospeche de ella, le hace llegar una carta diciendo que está embarazada y por eso, ha ingresado en un convento donde llora su desgracia, alquila la casa que hay junto a la de doña Inés y haciéndose pasar por una tal doña Elvira, le cuenta disparatadas historias sobre su pretendiente, para que lo aborrezca. Idea mil engaños y enredos que no relataré aquí y finalmente, todo se soluciona como corresponde a las comedias de enredo.

No hay mucho más que decir, Tirso es muy grande y merece la pena leerlo, aunque recomiendo  ver la obra representada porque hay tanto enredo que en ocasiones, y sobre todo para un lector no habituado al género, puede resultar un tanto confusa.

jueves, 21 de junio de 2012

ARROZ Y TARTANA

Como este es un blog literario creo que ya va siendo hora de que me centre un poco más en los libros que en las películas. Lo que ocurre es que resulta difícil elegir títulos que no estén manidos, ya por ser clásicos indiscutibles sobre los que ya está todo dicho, ya por estar de moda y encontrarlos uno hasta en la sopa. Intentaré no caer en lo uno ni en lo otro, aunque si he de elegir prefiero pecar de clásica que de voluble. El libro que nos ocupa es una novela realista, descriptiva y crítica a no más no poder. Relata la historia de doña Manuela, una mujer obsesionada con el lujo y la ostentación que gasta mucho más de lo que tiene, sin enfrentarse a las consecuencias. La verdad es que esta obra está más vigente que nunca porque habla de una mujer que vive por encima de sus posibilidades, en contrapartida con a su hermano Juan, que peca más bien por el otro extremo. Relata también la vida de los personajes cercanos a ellos, principalmente la de los hijos de Manuela, y la familia del propietario de LAS TRES ROSAS una mercería a la antigua, que había sido propiedad del primer marido de Manuela y que ahora pertenece a su antiguo dependiente. Manuela tiene una extraña obsesión por las carrozas. Para ella sólo hay dos tipos de personas: los que van a pie y los que van en coche. Y ella no está dispuesta a ir a pie porque eso es de gente ordinaria, aunque en su empeño sea capaz de arrastrar a cuantos la rodean a la ruina. Otro tema recurrente en la obra es la comida. La protagonista agasaja continuamente a sus múltiples invitados con auténticos banquetes, descritos con todo lujo de detalles. Generalmente estos banquetes preceden a una petición de dinero. Un personaje importante es Juanito, el hijo mayor de Manuela. Juanito es hijo del primer marido de Manuela y su madre lo desprecia por eso. Además, se parece a su tío Juan, del que lleva el nombre por ser éste su padrino. Juanito es un hombre trabajador, honrado y sensato cuyo único pecado es adorar a su madre, lo que le llevará a la ruina y , finalmente a la muerte. Los otros hijos de Manuela, son de su segundo marido, y pese a que éste le dio mala vida, al contrario que el primero, ella lo ha idealizado y sólo habla maravillas de él , y por extensión de sus hijos a los que ha mimado, sobreprotegido y malcriado hasta convertirlos en unos buenos para nada. 

La novela tiene una versión para la televisión protagonizada por Carmen Maura y Pepe Sancho. La miniserie está muy bien hecha y capta perfectamente la esencia de la novela, aunque difiere en algunos aspectos. El final es diferente y toda la parte en que se narran las relaciones entre criados, es un añadido porque en la novela apenas aparecen si no es porque están trabajando e interactúan con los señores.

Podéis verla en Televisión Española a la carta, pinchando los siguientes enlaces:


martes, 5 de junio de 2012

No habrá paz para los malvados

No me extraña que le hayan dado tantos premios, la verdad porque es una película impresionante. Los planos son muy buenos, el guión es estupendo y lo más importante: resulta verosímil. Ya era hora de que hicieran una película española policíaca, con acción, pero sin perder la identidad propia, ni caer en el cutrerío barriobajero, el drama desgarrador ni la comedia burda. Todos los personajes son redondos y están espléndidamente interpretados. José Coronado está que se sale, pero Helena Miquel no le va a la zaga, ni tampoco el resto del reparto. La ambientación es espectacular se ha cuidado hasta el más mínimo detalle, pero lo que más me llamó la atención fue el sonido, que está magníficamente integrado. Cuando Santos Trinidad va a la bar a tomarse un cubata (que por cierto se toma sin coca-cola) se van oyendo de fondo los sonidos de las tragaperras y cuando llega a la guarida de los terroristas se oye el inconfundible zumbido de fluorescentes del techo. A ver si cunde el ejemplo y podemos ver más películas como esta,  con temas y géneros variados porque la verdad, algunos ya estamos cansados de tanta guerra civil, tanta postguerra, tanto dramón y tanta comedia zafia repleta de desnudos gratuitos. Se puede hacer una buena película sin caer en los tópicos y sin necesidad de copiar a nadie, y cuando digo copiar me refiero a copiar, no a emular porque, si bien el personaje de Santos Trinidad nos recuerda en algunos aspectos a Harry el Sucio o a los personajes interpretados por Charles Bronson en su última etapa, no pierde en ningún momento su autenticidad ni sus características particulares.