martes, 28 de abril de 2015

NOS HAN TIMADO A BASE DE BIEN

    Se supone que tienes derecho a un trabajo digno en función de tu preparación y tus habilidades. Por eso nos dicen que tenemos que estudiar, que si tienes estudios te harás un lugar en la vida, tendrás opción a un trabajo mejor, te ganarás el respeto de tus conciudadanos. Desengáñense. Eso sería en un mundo mínimamente coherente, y el nuestro, por desgracia, no lo es. Lo más tope de lo más guay es apuntarte a un reality en el que no tengas que trabajar demasiado para hacerte famosete, luego haces la ruta de los platós y a vivir que son dos días. Hacer la ruta de los platós consiste dejar en que unos analfabetos que van de super periodistas super profesionales, te insulten y te larguen discursos moralizantes sobre la falta de ética que tienes al vender tu intimidad, mientras te pagan una pasta y se frotan las manos de que haya tantos idiotas como tú que se dejen humillar por dinero y disparen sus índices de audiencia.
    Naturalmente el primero que dijo que había que estudiar no estaba en posesión de ninguna licenciatura, a no ser que esta viniera acompañada de un enchufe el tamaño de la catedral de Burgos, en cuyo caso serviría para justificar que le hubieran dado un trabajo hiper remunerado a un inútil como él. Y digo inútil porque si tienes ese enchufe a nivel laboral, tienes otro de antemano para que te aprueben las asignaturas de la citada licenciatura sin tener que pisar la facultad siquiera.
     Dicho esto, si has de estudiar, que sea porque tienes enajenación mental transitoria y te ha dado por ahí como podía haberte dado por hacer el pino-puente y no porque pienses que puedes sacar algún provecho de tu carrera. Luego están los desgraciados que se amargan durante un montón de años estudiando una carrera con salida profesional super reconocida y super remunerada y acaban condenados a trabajar durante toda su vida de algo que no les gusta y que acostumbra a no dejarles tiempo libre para disfrutar del sueldo.