viernes, 28 de octubre de 2016

Tactile Wars



Se trata de un juego de estrategia para el móvil.  Seria un juego como cualquier otro si no fuera de ankama. Ankama para mí es religión. Desde que descubrí wakfu mi vida no ha sido la misma. Son geniales. Todavía no he visto nada de ellos que no me guste. Tienen unos diseños amorosos y divertidos pero lo que más los caracteriza son los colores ¿Os podéis creer que siempre gana el ejército rosa o el violeta? Normalmente se usan los colores del parchís y poco más, ellos adoran los matices cromáticos...y yo también. El juego en realidad es bastante sencillo, tienes que conquistar el territorio enemigo pero se trata de una guerra de pintura, de modo que tus soldaditos, digo soldaditos porque son tal cual, una especie de casco con patas, pues eso, tus soldaditos se llaman pigmentos y deben repintar a los pigmentos enemigos que tienen sus torres, sus abanderados...vamos un juego de estrategia normal pero monísimo dónde los personajes hacen ruiditos y lo manchan todo del color que toca. Luego en función de si ganas o pierdes te dan o te quitan puntos y te mandan mensajitos como los que se ven en las imágenes pequeñas. Jugar resulta sencillo y divertido y muy muy adictivo. Os animo a que lo probéis.

jueves, 20 de octubre de 2016

Breaking Bad

Una de las mejores series que he visto junto con ésta y ésta (sí, <<ésta>> lo escribo con acento porque lo de la RAE es sólo una sugerencia) Pero nos vayamos del tema. Beaking Bad es una serie redonda, trabajada hasta el más mínimo detalle y lo más importante: está cerrada. Nada de <<vamos añadiendo sartas de capítulos sin sentido hasta que se canse la audiencia>> Todos los detalles están estudiados y todo lo que aparece es importante. Si sale un ojo flotando en la piscina es por algo. Los que hayáis visto la serie sabéis a lo que me refiero. Los capítulos tienen una estructura formal fija, compuesta por un inicio impactante, a veces MUY IMPACTANTE, luego van los créditos y luego el capítulo en sí. El principio impactante suele ser una analepsis, una prolepsis o algo que en principio parece que no tiene nada que ver con nada como esto que es un buen resumen de la serie. El argumento y los diálogos son muy buenos y las interpretaciones magistrales del primer al último personaje, pues todos ellos son complejos y redondos. Todos evolucionan, algunos para bien y otros para mal, otros fluctúan. Detrás hay un magnífico trabajo de guión. Otras cosas a destacar son los planos y la música. Los planos están muy bien hechos y hay gran variedad de planos poco frecuentes como ver una sartén desde abajo cuando van a hacer tortitas, por ejemplo. Las músicas son lo mejor de la serie, muchas veces son ridículas o de estilo naif mientras hay un tiroteo o un asesinato violento y el contraste hace que todavía te afecte más la escena. Tiene grandes dosis de humor negro no, negrísimo y da mucho que pensar. Al principio te ríes muchísimo pero a medida que se van torciendo las cosas, el asunto empieza a no tener ni puñetera gracia y te deja mal cuerpo. Lo bueno que tiene es que, siendo muy realista, es una serie con moraleja pero sin el toque tendencioso rancio que acostumbran  tener otras series. Aquí te ponen un ejemplo y, si tu piensas que ser narco es guay, atente a las consecuencias. 

viernes, 14 de octubre de 2016

Mis personajes terminarán por volverme loca

Se supone que cuando uno escribe una novela es el director y artífice de la trama, la historia y el desarrollo de los personajes entre otras cosas. Puede que sea así para algunos escritores, pero desde luego, no es mi caso. Cuando empecé a escribir mi primera novela , Los Inductivos, pretendía escribir una novela romántica al uso, pero el narrador se reveló y decidió, ya desde el primer capítulo, que era muy aburrido narrar en tercera persona de manera omnisciente y extradiegética ,  y que prefería montar una especie de cooperativa libre de narradores que se repartiera las escenas y que cada uno de ellos, las narrara desde el punto de vista que le diera la gana. Dichos narradores estaban de guasa y lo que pretendía ser canónico terminó por ser una parodia en toda regla. Sobre Los Deductivos, no voy a hacer comentarios, entre otras cosas porque es bastante autobiográfica y aún así mi yo personaje decidió aparecer de repente sin que mi yo autor pudiera hacer nada por impedirlo y, por cierto también estaba, de cachondeo. Los personajes de mi vertiente fantástica son más sofisticados y esperan a que lo tenga todo escrito y estructurado para hacer pequeñas variaciones como: "tengo familia y soy pariente de este otro personaje que en principio no tenía nada que ver conmigo" "creo que mejor, en vez de secundario voy a ser el protagonista" "oye, casi que voy a tener un par de parientes más" "he decidido que en vez de pertenecer a esta raza voy a pertenecer a esta otra, que tiene unas características totalmente diferentes... ah, y en vez de hacer un viaje interior sin más, voy a bajar a un  inframundo super deformed para hablar con deidades ancestrales actualizadas y te voy a meter en una trama criminalística. Porque he pensado que a este, que por cierto es mi pariente, va a ser que en vez de morirse lo han asesinado. Mientras tanto tengo otro pariente que es víctima de un hechizo y otro se está buscando a sí mismo.": " Y casi que me voy a mover  en diferentes lineas temporales"...No es broma todo esto es absolutamente cierto aunque por suerte no todas las innovaciones la ha hecho el mismo individuo.

lunes, 10 de octubre de 2016

Me he venido arriba

¿Por qué no? Hay mucha gente aprendiendo español por el mundo y muchos españoles repartidos por ahí...¿Qué mejor que poder comprar un libro desde cualquier parte sin tener que volverte loco buscando librerías especializadas en idiomas? No seré yo la que ponga trabas. Mi dilogía del matrimonio en formato kindle ya está disponible  en todo el mundo .

viernes, 7 de octubre de 2016

Intocable

Esta es la típica película que jamás iría a ver, al menos a priori. Cuando veo la frase "basado en hechos reales" me pongo a temblar. Jamás es una historia agradable, siempre es un super drama con mucho sufrimiento y desesperación digno de las sobremesas televisivas para mujeres. Si además va acompañada de un montón de premios y la premisa de que el protagonista es tetrapléjico ya se me ponen los pelos de punta. No nos engañemos los premios no van precisamente a las películas de divertimento. Sé no queda muy intelectual decirlo pero cuando quiero ver una película, quiero disfrutar, y prefiero mil veces una chorrada entretenida que la depresión hecha película. Por eso hay géneros que me cuestan, porque la verdad, sufrir por sufrir es tontería. Pero he empezado diciendo que jamás iría a verla a priori, pero el caso es que la vi y fue una grata sorpresa. Para empezar te explica la historia con naturalidad, sin el típico lloriqueo quejumbroso e irritante que tanto me saca de quicio. El protagonista es un millonario que ha quedado tetrapléjico en un accidente y necesita un cuidador. El coprotagonista es un expresidiario marginal que no quiere ni asistir a la entrevista pero se ve obligado por el equivalente a nuestro inem, so pena de perder el subsidio de desempleo. La actitud del futuro cuidador llama la atención del millonario que decide contratarlo y a partir de ahí se forja una gran amistad entre dos personas que de otra manera no se hubieran conocido y que supone una tabla de salvación para ambos. Lo que en manos de otro equipo hubiera sido una película al uso, se convierte en una película divertida y agradable que pese a la dura situación vital de los personajes te hace reflexionar sobre la alegría de vivir a pesar de las dificultades. Además, yo no sé vosotros, pero yo agradezco ver películas de otros países que no sean EEUU de vez en cuando.