viernes, 30 de diciembre de 2016

MARTE

He aquí una película un tanto peculiar. En esencia va de un astronauta que se queda tirado en Marte y tiene que sobrevivir plantando patatas mientras lo vienen a rescatar. Cualquiera que tenga un huerto comprende su dolor. Lo bueno es que en marte no hay malas hierbas ni parásitos. Lo malo es que tampoco hay agua ni polinizadores. Supongo que el personaje después de la experiencia no vuelve a probar una patata en su vida. O eso o se hace adicto. Disquisiciones aparte, es una buena película. Lo que podía convertirse en un bodrio infumable acaba siendo una película amena y divertida. El hombre tiene más moral que El Alcoyano y así se plasma en su cuaderno de bitácoras (en formato video). Lo mejor es la banda sonora que está hecha a base de éxitos disco de los 70, pues la única música que tiene es la que se ha traído la comandante de la misión. Y sí, nuestro amigo Sean Bean hace honor a su encasillamiento no diré si para bien o para mal.

viernes, 23 de diciembre de 2016

LA CASA DE LOS MIL PASILLOS

Tercera y última entrega de la saga de Howl. Esta saga es un empezar y no parar. En esta tercera entrega se vuelve un poco a los orígenes pues está ambientada en los reinos del norte al igual que sucede en EL CASTILLO AMBULANTE. Charmain es una chica a la que su madre, pretendiendo hacer de ella una mujer respetable, ha convertido en una auténtica inútil. De hecho lo único que sabe hacer es leer. Un día su tía Sempronia se presenta en el negocio familiar para pedirle (más bien imponerle) a su madre que Charmain vaya a cuidar de la casa de su tío abuelo William, un anciano mago, porque está enfermo. De hecho está tan enfermo que apenas llega a verlo pues los elfos se lo llevan para cuidarlo. Charmain debe entonces ocuparse de una casa mágica que está hecha un desastre sin tener ni idea ni de magia y de como fregar un triste plato. La ropa sucia se multiplica, las habitaciones cambian de lugar y para colmo tiene que compartir la casa con Peter, el aprendiz del mago que ha llegado antes de tiempo y es una catástrofe haciendo hechizos.

viernes, 16 de diciembre de 2016

EL CASTILLO EN EL AIRE

Segunda entrega de la saga de Howl. Quedáis advertidos de que no tiene nada que ver con la primera. Aquí te trasladas directamente al mundo de las mil y una noches. Alfombras voladoras, princesas cautivas, genios en botellas, djin...fue como un retorno a mi infancia con las historias de Simbad el Marino. Además es muy divertida. Abdulah es el hijo de un comerciante de alfombras. Es hijo de la segunda mujer de su padre y ha caido en desgracia para la familia por motivos que se desconocen. Los parientes de la primera esposa de su padre no paran de reírse de él y de hacerle la vida imposible. Él lo lleva lo mas dignamente que puede regentando un pequeño puesto de alfombras a las afueras del zoco, lejos de los lujos de su familia. Lleva una vida sencilla, repleta de ensoñaciones que se la hacen más llevadera.Un día un extranjero le vende una alfombra mágica. Abduláh se duerme sobre ella por temor a que se la roben y despierta en el jardín interior de un palacio. Allí conoce a Flor-en-la-Noche, una princesa cautiva en espera de que se lleve a cabo un matrimonio concertado. Abdulah se enamora perdidamente de ella y la visita todas las noches hasta que un demonio la secuestra sin que él pueda hacer nada por evitarlo. Con ayuda de la alfombra consigue escapar de la cárcel dónde lo habían encerrado para ajusticiarlo por la desaparición de su amada y jura que no parará hasta rescatarla. A partir de ahí nos cuenta la odisea de Abdulah para cumplir su promesa.

viernes, 9 de diciembre de 2016

EL CASTILLO AMBULANTE

Primero vi la película y me enamoré perdidamente. Todas las de Miyazaki me gustan pero esta es con creces mi favorita. Una auténtica obra de arte. Más tarde descubrí que estaba basada en una novela y me la leí. Normalmente suele decirse que la novela siempre es mejor que la película pero en este caso simplemente no puedo decidirme, ambas tratan la misma historia con lenguajes totalmente diferentes. Obviamente en el libro se explican más cosas y es mucho más loco (más aún) que la película, pero la versión animada tiene unas sutilezas de las que carece el libro. Yo recomiendo leer primero el libro y luego ver la película, casi siempre es mejor hacerlo así pero en este caso hay cosas que se entienden mejor si has leído el libro, aunque no sea estrictamente necesario. Sophie ha heredado la sombrerería de su padre al fallecer éste, pero tiene la mala suerte de hacer enfadar a la bruja del páramo sin saberlo siquiera, lo que le acarrea una terrible maldición por parte de ésta. Tiene diecisiete años pero aparenta noventa. Asustada ante su nuevo aspecto y no pudiendo explicar a nadie lo sucedido (es parte de la maldición) huye hacia las montañas y acaba refugiándose en el castillo del mago Howl, un monstruo terrible que según dicen, se come el corazón de las muchachas. En el castillo, que se desplaza de un lado a otro, conoce a Calcifer un demonio de fuego y a Michael, el aprendiz del mago y descubre que Howl es realidad no se parece en nada lo que cuentan los rumores sobre él.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Apaga y vámonos

Hay dos cosas en el mundo que me entristecen profundamente: los niños sin imaginación y la gente sin sentido del humor. Lamentablemente ambas cualidades, el humor y la imaginación, están siendo erradicadas por el sistema. A los niños mediante un sistema educativo que los adormece y atonta. Eso si se pilla a tiempo se puede revertir. Lo de los adultos es algo más serio. Suponía que cualquiera que hubiera leído una de mis entradas más reflexivas se habría dado cuenta enseguida de que tengo la sana costumbre de reírme de mis circunstancias, mi propia experiencia y de la de mis allegados y, en definitiva de mí misma. No puedo evitarlo. En vez de lloriquear, compadecerme y pretender dar pena. Actitudes que últimamente parece que son las únicas consideradas válidas y, para los amantes de los estudios científicos, que por cierto no es para nada mi caso, está más que demostrado que son malísimas para el cerebro, me dedico a reírme. Puedo entender que a la gente no le gusten mis chistes pero cuando ni siquiera se dan cuenta de que les estoy contando uno, la cosa toma tintes dramáticos.  Hace poco me cachondeaba de lo mal que está el mundo editorial, en especial para los autores noveles, en una entrada que además compartí en facebook. La mayoría de la gente lo entendió se entretuvo un rato e incluso se rió. Ese era en definitiva mi objetivo. NO HABÍA PRETENSIONES OCULTAS.  Pero pasó algo curioso: hubo un par de personas que se ofendieron muchísimo y lo más surrealista del caso era que sus posturas eran diametralmente opuestas. No voy a explayarme aquí sobre las sandeces que se dijeron al respecto, porque no merece la pena discutir sobre un chiste con alguien que no lo ha entendido. Sólo decir que si uno no puede reírse de sus propias miserias, apaga y vámonos.