Acerca de mí


Desde pequeña me gustó escribir, así que tuve la ingenua idea de que si me licenciaba en filología hispánica podría vivir de la escritura (inocente). Como casi todos los filólogos, acabé dando clases de lengua y literatura en varios institutos de secundaria, aunque continuaba escribiendo para calmar la inanición mental que me suponían los incongruentes temarios de la ESO.